Técnicas

La psicoterapia consiste en la aplicación de ciertas técnicas para el tratamiento de los problemas internos y vitales que padecemos. Es una forma muy práctica y concreta en la que podemos tratar de comprendernos mejor a nosotros mismos y las cosas que nos pasan, situaciones conflictivas que nos cuesta resolver. También puede aplicarse como una forma de desarrollo personal, de hecho este es su auténtico fin. Cuando la psicoterapia trata de aplicar técnicas de autocontrol relacionadas con el manejo del sistema nervioso, como la respiración abdominal o la relajación, se puede hablar de Control Mental. El Control Mental se relaciona, además, con el plano emocional, lo que suele denominarse la dinámica mental o dinámica emocional. Un trabajo terapéutico real debe abarcar cuatro niveles: el comportamiento, el pensamiento, y especialmente lo emocional junto con lo psicofisiológico, ya que los conflictos emocionales y la falta de control de nuestra cabeza ocupan un lugar importante en todo lo que nos pasa. Además de con las técnicas de relajación y respiración, lo psicofisiológico, la angustia, la ansiedad, la depresión o el estrés, se trata por medio de la alimentación y el ejercicio físico.

 

  • Integración de los dos hemisferios
  • Concentración mental
  • Relajación física y mental
  • Respiración abdominal consciente
  • Respiración completa
  • Fabricación de energía en en 10’5 ciclos alfa
  • Meditación estática y dinámica
  • Autosugestión y hemisferios cerebrales
  • Visualización y afirmaciones positivas: poder de la palabra y la imagen
  • Visualización creativa: el poder del pensamiento
  • La sonrisa interior, análisis y expresión de emociones
  • Risoterapia
  • Memoria, técnicas de alto rendidmiento
  • Creatividad y hemisferio derecho del cerebro
  • Alimentación relajante, ansiolítica y antiestrés
  • Gimnasia antiestrés
Cuando se tratan en conjunto todos los niveles, y se es constante y serio en lo que se hace, uno va viendo cambios en su día a día, en la forma de sentirse y la forma de actuar, en los que comprueba que existe una forma de vivir más serena, alegre y armónica, más adaptada a la realidad.